viernes, 14 de diciembre de 2012

This is a chemical burn


Dicen que la primera regla consiste en no hablar de ello.

Ayer le estaba enseñando a Luis a ponerle un poquito de sazón a su vida con un poco de la ayuda de David Fincher. Norton dando cátedra de como uno puede irse directo al infierno sin esforzarse mucho, y las consecuencias biológicas que esto conlleva.  

¿Nunca te preguntaste por qué la gente con cicatrices siempre da un aire de imponer respeto? Nos los pintan como unos malditos duros, estáticos e inertes. Porque lo son. ¿Pero y la gente que las tiene por dentro? No hablo de mierda sentimentaloide-Jodie Fosteriana. Cicatrices que más bien fueron moretones y que hoy ya no se ven.

No te pasa que tienes un amigo -casi todos tenemos uno- que se toca el pelo cuando habla, que siempre mira abajo, no puede dejar de mover las manos como su modo stand by y por sobre todas las cosas, tiene una insoportable risa nerviosa para tapar los huecos del silencio que uno tanto aprecia. Imagina que un día se ve obligado a ver la mierda del mundo a la cara, ésta le propina una golpiza, lo escupe y lo apalea. De la risa nerviosa ya no quedan ni los dientes. 

Ahora ya no parpadea, el contacto visual que te acuchilla se convierte en su pasatiempo favorito, es el amo y señor de los escalofríos, está certificado como guía de turistas para esos viajes hasta el fondo de la tierra, y hay una voz en su cabeza que aun no está muy convencido de escuchar, pero sabe que esta le repite una y otra vez ''I'M JACK'S SMIRKING REVENGE''.

La mejor parte viene cuando te das cuenta que eres tú. Miras tus manos frías, las yemas de tus dedos largos, las uñas frágiles y rotas, las bolsas bajo los ojos, moretones que no recuerdas cómo llegaron ahí, el eco de infinidad de gritos y memorias de aquella risa nerviosa, de la debilidad que solías pensar que sólo era tuya, pero ahora que estás del otro lado volteas y te das cuenta que así son todos, todo es una copia, de la copia, de la copia. Sientes que es posible tomarlos con tus manos y apretarlos, como masa. Y das por seguro que si ellos tratan de hacer eso contigo se van a quebrar los dedos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario